Celos de hermanos mayores

Es normal que con el nacimiento de un bebé, el hermano mayor sienta celos y siente amenazado su lugar en la familia. Comúnmente se sienten desplazados y piden atención de los padres. A continuación te damos algunos consejos para calmar un poco esos celos del hermano mayor y para ayudarlo a aceptar al bebé y poder llevar con más facilidad el cambio en la familia.

 • Explícale porqué el bebé necesita celos de hnos mayormás tiempo y más cuidado. Los bebés no pueden hacer prácticamente nada y necesitan de personas que satisfagan sus necesidades. Por esto le dedicas más tiempo. Puedes sentarte con él a ver fotos o vídeos de cuando era un bebé y hablar sobre ello.

• Dale siempre las gracias cuando ayuda en las diferentes actividades que requiere el bebé y decirle lo orgullosos que estás de él por cuídalo, por avisarte cuando llora, por acercarte  la ropita al vestirlo o el pañal al cambiarlo.

• Siempre préstale atención cuando te cuente qué le ha pasado en la escuela, cuando te cante una canción ó cuando te enseñe un dibujo.

 Lée con el hermano mayor libros que hablen de hermanos y un bebé nuevo.

• Es importante explicarle a tu hijo qué sucederá cuando llegue el momento de dar a luz, por ejemplo, por qué la abuelita se quedará cuidándolo o decirle que lo llevarás a la casa de su tía mientras mamá va al hospital. O puedes explicarle que papá o el abuelo lo pasarán a buscar a la escuela. Los niños necesitan que les den seguridad y que les reafirmen que hay un plan; es decir, que alguien los va a cuidar mientras mamá está teniendo al bebé. Si el niño podrá ir al hospital es importante decirle. Si sus rutinas van a cambiar, hay que preparar al niño. Los niños pueden manejar los cambios siempre y cuando estén preparados.

 No es recomendable que el nacimiento del bebé nuevo coincida con momentos del hermano mayor como dejar el pañal, el tetero, el chupo, entrar a la guardería. Es muy difícil esperar que un niño pequeño progrese al siguiente nivel de desarrollo al mismo tiempo que aparece un nuevo bebé en el panorama. En verdad, podrás hallar que tu pequeñín incluso retrocede un poco cuando el bebé nace. Ciertos hitos que te habían costado mucho lograr, como que duerma de corrido toda la noche o que use la bacinilla pueden desaparecer momentáneamente cuando llegue el nuevo hermanito. Es importante ser consistentes pero no demasiado estrictos ya que para ellos el cambio es mucho.

 Es muy importante tratar de mantener las rutinas del hijo mayor, a pesar de lo impresionantemente demandante que resulta tener un nuevo bebé en casa. Los grupos de juego, clases, escuela, comidas, hora del baño y la hora de ir a la cama generalmente funcionan en un determinado horario. Trata de mantener, dentro de lo que sea posible, el programa habitual. Esto le demuestra a tu hijo que a pesar del cambio, valoras su vida y sus intereses, además de su lugar dentro de tu familia

Permite a tu hijo mayor tomar un rol activo en la vida del bebé. Por supuesto que hay que enfatizar que sea “suave con el bebé”. Pero también es importante integrar al bebé a la vida familiar, lo que ayuda a crear una relación positiva entre el niño y el bebé. Descubrirás que tu bebé pueda responder mejor a su hermano o hermana que a los demás. Deja que tu hijo mayor ayude con la alimentación, el baño u otros cuidados del bebé.

Ccelos de hno mayor 2uando llega un nuevo bebé al hogar, tu hijo se va a sentir desplazado. No hay manera de evitarlo. Los bebés son muy demandantes y los niños se vuelven más demandantes todavía cuando nace el bebé. Es importante hallar momentos en que puedas estar a solas con tu hijo mayor, momentos en tu día o semana que tu hijo sienta que te tiene para él solito.

A veces los niños con un nuevo hermanito cambian su comportamiento. Pueden tener pataletas sin ninguna razón obvia. Pueden molestar al bebé, pareciendo en un principio ser cariñosos pero en realidad siendo agresivos. Es importante colocar límites al comportamiento del hermano mayor si sientes que está actuando de manera inapropiada o peligrosa. Utiliza palabras que dejen saber al niño que sabes que es difícil tener un bebé en casa, que las cosas han cambiado y que ya no podrá siempre salirse con la suya (como quizás lograba en el pasado). Sin embargo, ¡también es importante ser claro con el niño en sentido de que este bebé no se va a ir! Es decir, necesitas conversar con tu hijo sobre cómo ha cambiado la familia y que aunque tenga pataletas, el bebé siempre estará allí. Es importante ser sincera sobre las cosas difíciles, pero también sobre las cosas maravillosas que implica tener un hermanito.